1. Temario Todopolicia 2017/2018

    Todopolicia.com lanza la nueva versión de su Temario 2017/18, con nuevas portadas y mejoras, el mejor temario de Policía Nacional a un precio simbólico, para ayudar a mantener nuestra comunidad. ¡No te quedes sin él! Además, durante el mes de junio obtén un 33% de descuento!

    Volumen I , II y III Temario Policía Nacional
    PVP: 29.95€
    Oferta: 20€

    ADQUIRIR TEMARIO

    Descartar aviso
  2. Test Generales Todopolicia 2017/2018

    Nuevos Test Generales de Todopolicia.com 2017, 1.000 preguntas de tipo test de los 41 temas obligatorios para presentarse a la Escala Básica de Policía Nacional. El mejor material siempre de la mano de Todopolicia.com

    PVP: 19.95€
    Oferta: 9.95€

    Solo hasta el 30 de junio de 2017

    ADQUIRIR TEMARIO

    Descartar aviso

In Memoriam

Tema en 'Noticias policiales' iniciado por Bronce, 26 Ago 2013.

  1. Bronce

    Bronce Moderador

    Registrado:
    30 Nov 2011
    Mensajes:
    7.232
    Me Gusta recibidos:
    326
    Puntos:
    71
    Recordamos hoy al Policía Municipal D. MANUEL LEMUS NOYA, asesinado por la banda terrorista E.T.A.

    D. Manuel Lemus Noya

    [​IMG]

    Tenía 46 años y era natural de Ponte do Porto (La Coruña). Allí fue enterrado y allí reposan sus restos en un panteón familiar. En la Costa de la Muerte apenas se conoce su historia, o el simple hecho de que un vecino de Ponte do Porto, en el término municipal de Camariñas, figure en la relación de víctimas del terrorismo etarra. Los contemporáneos sí recuerdan sus visitas a Ponte do Porto, pero poco más. El 29 de marzo de 2007 en el Camino de los Hoyos de Santurce se inauguró un monolito en memoria de las víctimas de ETA de la localidad, entre ellas Manuel. Fruto de un acuerdo de toda la corporación municipal se erigió una piedra de cantera sin pulir de 1,80 metros de alto y 1,40 de ancho, con una placa metálica en donde se puede leer, en castellano y euskera, "En homenaje a todas las víctimas del terrorismo".

    El 6 de abril de 1978 fallece el policía municipal MANUEL LEMUS NOYA tiroteado por miembros de ETA en Santurce mes y medio antes. El 24 de febrero de ese año, en torno a las seis de la mañana, Manuel se dirigía a pie hacia su trabajo cuando fue ametrallado desde un coche. El atentado se produjo cerca del matadero, a la entrada del camino de Regales en el barrio de San Juan de Santurce. Era el segundo atentado mortal de la banda en 1978 tras el asesinato el 11 de enero del inspector de policía José Manuel Baena Martín.

    Un testigo presencial del tiroteo contra Manuel manifestó que "fueron cuatro o cinco tiros, como una ráfaga corta de metralleta". Una de las balas penetró por debajo de la clavícula izquierda y salió por el hombro afectándole la tráquea, mientras que la otra entró por el costado izquierdo y salió por el lado derecho de la espalda.

    Trasladado urgentemente al Hospital de Cruces por un conductor de autobús que se dirigía hacia su trabajo en un Seat 600, su estado fue calificado de muy grave. Después de evolucionar favorablemente en las dos primeras semanas después de su ingreso, le surgieron unas complicaciones pulmonares que derivaron en un paro cardiaco el 6 de abril.

    El 12 de abril del mismo año, en la iglesia parroquial de San Jorge en Santurce, se celebró el funeral por el descanso de su alma que causó una fuerte polémica, cuando dos asistentes se colocaron junto al altar portando sendas banderas españolas, que el sacerdote ordenó retirar.

    Al día siguiente, ETA reivindicaba el atentado mediante un comunicado en el que afirmaba que Manuel era "una conocida persona" en el pueblo de Santurce "por ser Guerrillero de Cristo Rey".

    Por el asesinato de Manuel sólo fue condenado en 1982 José Antonio Balgañón Bilbao a 12 años como cómplice. Balgañón fue quien hizo labores de información que facilitó, a principios de 1978, al grupo de etarras que llevaron a cabo el asesinato. De estos, no se sabe nada.

    Descansa en Paz, no te olvidamos.
     




  2. Bronce

    Bronce Moderador

    Registrado:
    30 Nov 2011
    Mensajes:
    7.232
    Me Gusta recibidos:
    326
    Puntos:
    71
    Recordamos hoy al Policía Municipal D. PEDRO RUIZ RODRÍGUEZ, asesinado por la banda terrorista E.T.A.

    D. Pedro Ruiz Rodríguez

    [​IMG]

    Ea de Villar don Pardo (Jaén). Tenía 30 años y vivía en Durango desde diez años antes de ser asesinado. Se había casado en las navidades anteriores. Primero trabajó como contratado en el Ayuntamiento y, tras aprobar la oposición correspondiente, ingresó en la plantilla de la Policía Municipal en febrero de 1978. En Durango se le tenía por amigo de miembros de la Guardia Civil del pueblo, en cuyo cuartel había residido, al parecer, alguna temporada. Días antes del atentado que acabó con su vida, recibió una paliza en la que se le advertía de que no siguiera "siendo un chivato". Había pedido el traslado a Albacete.

    A principios de abril de 1979, la dirección de la banda terrorista ETA ordenó a un grupo de etarras que operaba en la zona de Durango y Guernica que prepararan el asesinato de un policía municipal de la localidad. En la carta se daban, además, los datos que se habían recopilado sobre la víctima. Tras comprobar esos datos, el 28 de abril de 1979 asesinan en Durango (Vizcaya) a PEDRO RUIZ RODRÍGUEZ.

    Eran aproximadamente las once y media de la mañana y el agente dirigía el tráfico en el cruce de la Magdalena cuando tres individuos lo ametrallaron desde un coche. Recibió dos ráfagas de metralleta a escasa distancia que le provocaron la muerte casi en el acto. En el lugar de los hechos se recogieron catorce casquillos del calibre 9 milímetros parabellum marca Geco.

    Los testigos presenciales -a esa hora el tráfico en la calle era abundante y los transeúntes numerosos- afirmaron que la víctima recibió hasta media docena de impactos, algunos con orificio de entrada y salida, en la cabeza y el cuello. Sin embargo, ya herido Pedro trató de ponerse a salvo en la acera, pero cayó muerto junto a los letreros indicadores del cruce de carreteras. Nada se pudo hacer por salvarle la vida y murió allí mismo desangrado.

    Los pistoleros huyeron en dirección a Bilbao en un coche que había sido sustraído a punta de pistola por la mañana a un vecino de Abadiano, localidad cercana a Durango. La Guardia Civil lo encontró una hora después del atentado en una de las salidas de la autopista Bilbao-Behobia dirección Bilbao.

    Por el asesinato de Pedro fueron condenados en 1981, como autores materiales, Juan Antonio Olagorta Arana y Juan Carlos Gorrindo Echeandia a sendas penas de 29 años de reclusión mayor. También fueron condenados como cómplices José Antonio Echevarri Ayesta (14 años de reclusión menor) y Juan Miguel Iturriaga Omar (12 años de reclusión menor).

    Descansa en Paz, no te olvidamos.
     


  3. Bronce

    Bronce Moderador

    Registrado:
    30 Nov 2011
    Mensajes:
    7.232
    Me Gusta recibidos:
    326
    Puntos:
    71
    Recordamos hoy al Policía Municipal D. JOAN BISBAL VILARDELL, asesinado por la banda terrorista el G.R.A.P.O.

    D. Joan Bisbal Vilardell

    [​IMG]

    22 de mayo de 1979, dos Policias Municipales de Sabadell, vigilaban una nave industrial en la confluencia de la Crta. de Terrassa con la calle America. Era ilegal y el Ayuntamiento queria precintarlo. Los dos guardias iban uniformados, pero habian ido en el vehiculo particular de uno de ellos. En el vehiculo de Joan Bisbal Vilardell.

    Un comando del GRAPO, formado por dos hombres y una mujer se les acerca. El compañero del Agente, Edelmiro Carrascosa, que iba desarmado se tira al suelo, mientras disparaban al compañero Joan Bisbal. Todo ello fue debido a una pura venganza del GRAPO, por la detencion dias antes, de forma fortuita, de un militante de dicho grupo terrorista.

    El compañero tenia 30 años y solo hacia dos que habia ingresado en el Cuerpo, para tener un trabajo estable. Dejo un hijo de dos años y su mujer embarazada de otro. La consternación en la Jefatura fue colosal. Todos los componentes del Cuerpo, salieron en los patrullas y vehiculos particulares en pos de los asesinos, pero fue en valde.

    Meses mas tarde dos de ellos caerian en un enfrentamiento con la Guardia Civil, mientras que un tercero esta todavia encarcelado por este y algun que otro asesinato más.

    El dia 22 de mayo de 2004 se celebro el 25 Anivensario de dicho asesinato, y sus compañeros de promoción y los que desde entonces han ingresado en la Policía Municipal sabadellense ofrecieron un homenaje a la memoria de quien dio la vida por evitar la muerte de otros ciudadanos.

    Al acto celebrado el viernes 21, a las 13:30 en la sede de la Policía Municipal asistieron numerosos miembros de la Policía Municipal así como de otros Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, además de victimas de otros atentados perpetrados en Sabadell y representantes de la Asociacion de Cataluña de las Victimas del Terrorismo (ACVOT)

    niciaron el acto Francisco Bustos, regidor de Territorio del Ayuntamiento de Sabadell y Jordi Roviralta, antiguo Jefe de de la Policia Municipal y compañero de promocion de Joan Bisbal Vilardell. Se le hizo entrega de una placa conmemorativa y de un precioso ramo de flores a Josefa Castellsague, viuda de Joan Bisbal y a sus hijos David y Raquel. Tambien se procedió a la entregar de una placa de la Policía Municipal por su servicio a la población de Sabadell.

    El acto concluyo con unas emotivas palabras de Robert Manrique, Presidente de ACVOT.

    El mismo sábado 22 de mayo, a las 20:30 de la tarde, tuvo lugar una misa en la Parroquia de Sant Felix, con la asistencia de numerosos familiares, amigos y miembros de la ACVOT.

    Personalmente no lo llegue a conocer, pero de todos, absolutamente todos los compañeros veteranos que lo recordaban, solo podian decir buenas palabras y buenos recuerdos de él, era como decian ellos, "UNA BUENA, MUY BUENA PERSONA".

    Descansa en Paz, no te olvidamos.
     


  4. Bronce

    Bronce Moderador

    Registrado:
    30 Nov 2011
    Mensajes:
    7.232
    Me Gusta recibidos:
    326
    Puntos:
    71
    Recordamos hoy al Policía Municipal D. JESÚS REBOLLO GARCÍA, asesinado por la banda terrorista ETA.

    D. Jesús Rebollo García

    [​IMG]

    De 39 años, estaba casado y era padre de cuatro hijos. Considerado un policía ejemplar, tanto por sus compañeros como por sus superiores, había ingresado en el Cuerpo en 1980, con tan solo 24 años. Llevaba quince años de servicio, durante los cuales recibió tres felicitaciones, tres menciones honoríficas, el Galón de Mérito y la Medalla de la Policía Municipal que recibió en 1994 de manos del entonces alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, durante los actos de San Juan, patrón del Cuerpo. El alcalde decretó dos días de duelo y condecoró a título póstumo al agente con el único galardón que le faltaba: la Medalla de Plata de Madrid. El funeral por Jesús Rebollo, oficiado por el vicario general del Arzobispado Castrense, Clemente Martín, y al que asistieron más de 3.000 personas, tuvo lugar al día siguiente en el patio central de la Jefatura de la Policía, en la Casa de Campo. Posteriormente sus restos fueron incinerados en el cementerio de La Almudena, en Madrid y sus cenizas se esparcieron en un acto íntimo en algún lugar de la sierra madrileña.

    A las 7:15 horas del lunes 19 de junio de 1995 la banda terrorista ETA hacía estallar un coche-bomba en Madrid, provocando la muerte al policía municipal JESÚS REBOLLO GARCÍA. La explosión se produjo mientras los policías efectuaban tareas de acordonamiento y desalojo de la zona tras recibir un aviso de los asesinos. Este atentado de ETA se produjo al cumplirse exactamente dos meses desde que la banda terrorista intentara asesinar en Madrid al líder de la oposición, José María Aznar, atentado en el que resultó herida gravemente Margarita González Mansilla, fallecida tres meses más tarde, el 22 de julio. Otros dos policías municipales, Francisco Javier Quintana y Agustín López Jiménez, sufrieron heridas leves, así como un vigilante de seguridad, Mariano Santos Duque,

    una mujer que transitaba por la zona, Carmen Rodríguez Díaz y un funcionario de la Policía Nacional, Francisco Gil, que, al igual que Jesús Rebollo, se encontraba en el cordón de seguridad.

    El vehículo utilizado, al que le habían cambiado la matrícula, era un Opel Omega de color azul oscuro, que había sido robado varios días antes en el madrileño barrio de Moratalaz. Los etarras habían cargado el coche con cerca de 60 kilos de amosal y un bidón de gasolina, según informó el ministro de Justicia e Interior, Juan Alberto Belloch. A continuación miembros del grupo Madrid de ETA lo estacionaron en la calle del Carmen, que es peatonal, aproximadamente tres cuartos de hora antes de que lo hicieran estallar mediante un temporizador. Aunque no existían barreras físicas que lo impidiesen, en esa calle estaba prohibido aparcar.

    A las 6:50 horas de la mañana, una persona que dijo hablar en nombre de la organización terrorista ETA, comunicó por teléfono a la Policía Local, Cruz Roja, Bomberos y la cadena SER, que un coche-bomba iba a estallar media hora después en la calle del Carmen. Agentes de la Policía Local y de la Policía Nacional desalojaron en pocos minutos la zona, donde a esa hora transitaban numerosos ciudadanos que se dirigían al trabajo mientras otros esperaban el autobús.

    Toda la zona fue cortada en un diámetro de cien metros y rodeada por cintas de seguridad. Poco después, a las 7:15 horas, antes de que los artificieros se acercaran a inspeccionar el coche, se produjo la explosión. Los terroristas habían colocado dos papeleras de hierro fundido a ambos lados del vehículo, para que actuaran como metralla. Además, la calle donde estalló el coche-bomba es muy estrecha, lo que provocó que la onda expansiva tuviera un "efecto cañón".

    El agente Jesús Rebollo fue alcanzado en la cabeza por un trozo de metralla, a pesar de que se encontraba a más de ochenta metros de distancia del coche-bomba. El impacto le provocó un traumatismo craneoencefálico severo. Fue atendido en un primer momento en una ambulancia del SAMUR y, posteriormente, procedieron a trasladarlo al Hospital Clínico, donde intentaron reanimarle. Antes, durante el traslado, el agente estaba consciente y se interesó por el estado del resto de sus compañeros, según fuentes policiales. Falleció una hora después.

    La potente explosión afectó a un total de veinticuatro inmuebles de la zona de Callao y de las calles Carmen y Preciados. Especialmente afectados quedaron los edificios de Galerías Preciados y la FNAC. En este último, de donde previamente habían sido desalojados unos veinte trabajadores de la limpieza y de seguridad que se encontraban en el interior, se produjo un pequeño incendio e importantes daños materiales.

    Los expertos de la lucha antiterrorista consideraron que, dada la hora en que se produjo el atentado y los confusos avisos que dieron previamente los etarras, algo no habitual, el objetivo de los terroristas era asesinar a los policías. En concreto, según fuentes de Interior, ETA pretendía "cazar" a miembros de los Tedax (Técnicos en Desactivación de Explosivos de la Policía Nacional) que acudieran a acordonar la zona y desactivar la carga explosiva.

    El titular del juzgado central de instrucción número uno de la Audiencia Nacional, Carlos Bueren, y el fiscal de la Audiencia Nacional, Ignacio Gordillo, se desplazaron al lugar del atentado alrededor de las diez de la mañana. Por su parte, la delegada del Gobierno en Madrid, Pilar Lledó, hizo un llamamiento a los ciudadanos para que colaborasen en la identificación y búsqueda de los autores del atentado. Minutos después de que se produjera el atentado, efectivos de la Policía Nacional formaron varios controles alrededor del centro de la capital para intentar localizar a los responsables, siguiendo las directrices fijadas unos meses antes por el Ministerio de Justicia e Interior para casos de atentado.

    Descansa en Paz, no te olvidamos.
     


  5. Bronce

    Bronce Moderador

    Registrado:
    30 Nov 2011
    Mensajes:
    7.232
    Me Gusta recibidos:
    326
    Puntos:
    71
    Recordamos hoy al Policía Municipal D. ANTONIO GARCÍA CABALLERO, asesinado por la banda terrorista ETA.

    D. Antonio García Caballero

    [​IMG]

    Tenía 26 años, estaba casado y era padre de dos hijos. Natural de Rueca (Badajoz), donde residía su familia, Antonio llevaba diez años ejerciendo su profesión en Tolosa. El agente vivía en una casa de huéspedes de Tolosa, donde trabajaba como conductor de la grúa municipal.

    A las diez de la noche del miércoles 21 de junio de 1978, la banda terrorista ETA asesinaba a tiros en Tolosa (Guipúzcoa) al policía municipal ANTONIO GARCÍA CABALLERO cuando se dirigía a su domicilio, situado en el barrio de Bidebieta de esta localidad guipuzcoana. El atentado fue perpetrado por miembros del grupo Gamboa de ETA, el mismo que en el mes de marzo había asesinado al sargento retirado José María Acedo Panizo, supuestamente en venganza por la muerte de Txabi Etxebarrieta, primer muerto de la banda terrorista y autor del asesinato del guardia civil José Pardines Arcay.

    La víctima, desarmada y vestida de civil, se dirigía a su domicilio. Tres etarras le estaban esperando y, cuando lo vieron aparecer, lo acribillaron a balazos. Dispararon contra él más de catorce tiros, nueve de los cuales le alcanzaron causándole la muerte en el acto. A continuación, los terroristas se dieron a la fuga en un coche Seat 850 robado la tarde anterior por dos personas en Orio, dejando a su propietario, Joaquín María Aizpurúa, amordazado y maniatado en Usurbil. El vehículo fue localizado horas después en Andoain. En el lugar del ametrallamiento se recogieron catorce casquillos de 9 milímetros parabellum, y varios más en el vehículo utilizado por los terroristas.

    Antonio había sido amenazado de muerte varias veces. Unos días antes del asesinato, el 17 de junio, varios jóvenes habían intentado quemar su coche, rociándolo con gasolina, pero los gritos de algunas personas que se percataron del hecho hicieron que se dieran a la fuga, aunque el coche quedó bastante dañado. Un compañero de trabajo manifestó, que "Antonio nunca se había metido en asuntos políticos, y ni siquiera hablaba de ellos". Asimismo, señaló que el guardia municipal asesinado iba desarmado, ya que la Policía Municipal de Tolosa no utilizaba armas de fuego.

    A las nueve de la mañana del día siguiente, jueves 22 de junio, se reunió con carácter de urgencia el pleno de la gestora municipal de Tolosa que, tras un largo debate, hizo llegar a la prensa su condena por el asesinato del agente municipal. El sindicato Comisiones Obreras, central a la que estaba afiliado Antonio desde noviembre de 1977, hizo público otro comunicado en el que condenaba el atentado y llamaba a los trabajadores a "pronunciarse manifestando su repulsa por el asesinato, ya que sólo la acción decidida de los trabajadores podrá poner fin a este tipo de actos".

    Asimismo, la Policía Municipal de Tolosa, reunida en asamblea esa misma tarde, decidió hacer un llamamiento a todos los policías municipales de España para que secundasen una huelga al día siguiente, viernes 23 de junio, en señal de repulsa por el asesinato. El comunicado de la Policía Municipal añadía que Antonio García no estaba vinculado a ninguna ideología, ni de extrema derecha ni de extrema izquierda. El 23 de junio se registraron paros de los policías municipales en todo el País Vasco. Uno de los mayores paros tuvo lugar en San Sebastián. La población donostiarra se vio desasistida de los habituales servicios que prestaba en la ciudad este cuerpo, al permanecer los ciento cuarenta miembros con que contaba la plantilla encerrados en sus dependencias, con un retén para cubrir los imprevistos urgentes. Mientras que en distintos puntos de San Sebastián fuerzas de la Policía Armada cubrían los servicios normalmente prestados por la Policía Municipal, en la capital vizcaína la Policía del Ayuntamiento de Bilbao realizó un paro simbólico de media hora y el resto del día sus miembros realizaron su trabajo con brazaletes negros en solidaridad con sus compañeros de Guipúzcoa. También la Policía Municipal de Madrid acordó realizar el día 30 de junio paros en cada uno de los turnos como protesta por el asesinato de Antonio García.

    Dos días después del asesinato, a las diez de la mañana del viernes 23 de junio, se celebró en la Iglesia de Santa María de Tolosa el funeral de cuerpo presente por el alma de Antonio García Caballero. El funeral fue organizado por la gestora municipal de Tolosa y más de trescientas personas entre familiares, compañeros de profesión y del sindicato Comisiones Obreras, asistieron al oficio.

    Ese mismo día, la banda terrorista difundía un comunicado para reivindicar el atentado contra el agente, al que acusó de ser "confidente de las fuerzas represivas".

    En 1983 la Audiencia Nacional condenó a José Ignacio Goicoechea Arandia, José Luis Elustondo Oyarzábal y Joaquín Zubillaga Artola, todos miembros del grupo Gamboa de ETA, a sendas penas de 24 años de reclusión mayor por el asesinato del policía municipal.

    Descansa en Paz, no te olvidamos.
     


  6. Bronce

    Bronce Moderador

    Registrado:
    30 Nov 2011
    Mensajes:
    7.232
    Me Gusta recibidos:
    326
    Puntos:
    71
    Recordamos hoy al Policía Municipal D. JOSÉ AYBAR YÁÑEZ, asesinado por la banda terrorista ETA.

    D. José Aybar Yáñez

    [​IMG]

    De 58 años, era natural de la localidad vizcaína de San Julián de Múzquiz. Estaba casado y tenía tres hijos. Llevaba treinta años en la Policía Municipal de Baracaldo y ocupaba el mando de la misma desde 1968.

    A las nueve y veinte de la noche del 30 de junio de 1982, la banda terrorista ETA asesinaba al jefe de la Policía Municipal de Baracaldo (Vizcaya), JOSÉ AYBAR YÁÑEZ. Tres individuos dispararon contra él cuando, en compañía de varios amigos, se encontraba en el reservado de un bar, muy próximo al Ayuntamiento, jugando a las cartas. Aybar Yáñez solía acudir a ese local dos o tres veces a la semana, rutina que conocían sus asesinos, pues lo estuvieron vigilando durante varios días.

    Cinco miembros del grupo Vizcaya de ETA se reunieron en la estación de tren de Baracaldo y, desde ahí, se dirigieron en un vehículo a las puertas del bar. Cuatro de ellos entraron en el local y el quinto permaneció en el vehículo a la espera. Una vez dentro, localizaron inmediatamente a José Aybar, que se encontraba de espaldas, y comenzaron a disparar una y otra vez "en medio de un clima de terror y desconcierto", tal y como se recoge en una de las sentencias de la Audiencia Nacional sobre este atentado. Los disparos que realizó Miguel Arrieta Llopis, uno de los etarras, alcanzaron a dos de los miembros del grupo, uno de los cuales, Francisco Javier Zabaleta Urretavizcaya, murió a causa de los mismos. José Aybar recibió el impacto de ocho proyectiles que le dejaron gravemente herido. Falleció antes de poder recibir atención médica.

    Nada más conocerse la noticia del asesinato de Aybar Yáñez, el secretario general del Partido Socialista de Euskadi de Vizcaya, Ricardo García Damborenea, expresó la condena de su partido, precisando que dicha condena se extendía también a quienes "desde Herri Batasuna azuzan a los terroristas y miran esos atentados con complacencia".

    En 1997 la Audiencia Nacional condenó a Ángel Luis Hermosa Urra a la pena de 30 años de reclusión mayor por el asesinato de Aybar Yáñez, y a Juan Ignacio Aldana Celaya a 20 años de reclusión menor como cómplice. En 2001 fue condenado Miguel Arrieta Llopis a 30 años de reclusión mayor, y a la misma pena fue condenado en 2004 Sebastián Echaniz Alcorta.

    José Aybar había sido citado en dos reportajes publicados por el semanario Interviú en diciembre de 1979, con el título "Confesión de un infiltrado. Como actúan los ultras vascos". Dos de los citados en aquella publicación fueron asesinados semanas después por la banda terrorista ETA: Jesús García García, el 5 de enero de enero de 1980, y Alfredo Ramos Vázquez, el 23 de enero de ese mismo año. Por ambos asesinatos fueron juzgados en noviembre de 1981 el periodista Francisco Xavier Vinader Sánchez por un delito de imprudencia temeraria (condenado a 7 años de reclusión mayor) y el expolicía Francisco Ros Frutos, como cooperador necesario (4 años de reclusión menor). Por haber sido citado en esos reportajes, José Aybar había recibido varias amenazas de ETA, por lo que tuvo que abandonar temporalmente el País Vasco. Había regresado a su domicilio poco tiempo antes de ser asesinado.

    Descansa en Paz, no te olvidamos.
     


Compartir esta página