Policía Nacional

Hay que frenar el reclutamiento de yihadistas

Desde el inicio del conflicto en Siria, más de 11.000 islamistas radicales de 74 países han abandonado sus lugares de origen para integrarse en el Estado Islámico (IS) y otras organizaciones terroristas de corte yihadista. En Europa, las principales levas se han registrado en Francia, Reino Unido y también España, lugar de reclutamiento de musulmanes extremistas y refugio de salafistas desde hace aproximadamente siete años. Actualmente, en la UE hay fichadas unas 65.000 personas sospechosas de tener algún tipo de vinculación con el yihadismo. Todas estas cifras indican que la lucha contra quienes siguen empuñando la guerra contra el infiel no se dirime sólo en los focos de conflicto, como Siria o Irak, sino también en Occidente.

El testimonio que publica hoy EL MUNDO de Raquel Alonso, esposa de Nabil Benazzou, islamista miembro de la célula yihadista denominada Brigada Al Andalus, muestra con crudeza la rapidez y la facilidad con la que un tranquilo ciudadano español puede convertirse, en el breve lapso de un mes, en un islamista que acaba colaborando con grupos terroristas.

Es evidente que la Policía Nacional y el resto de fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado llevan mucho tiempo -especialmente a raíz del 11-M- desarrollando un eficaz dispositivo para prevenir la radicalización y el reclutamiento de españoles por parte del yihadismo. Sin embargo, cabe insistir en la necesidad de reforzar todos los instrumentos al alcance de la ley para laminar una amenaza que muestra el eco de la propaganda yihadista en España. Urge frenar la captación de jóvenes en nuestro país por parte del islamismo radical. Primero porque supone un gravísimo problema de seguridad. Y, segundo, porque contribuiría de forma decisiva a minar los tentáculos del terrorismo del IS en suelo europeo.

Fuente: http://www.elmundo.es/opinion/2017/07/17/596baffe468aebca0b8b45ef.html