Policía Local, Policía Nacional

La impunidad del narcotráfico en La Línea desata una ola de indignación

El fallecimiento de un policía local de La Línea el pasado miércoles en una intervención contra el contrabando de tabaco ha generado una ola de indiginación en la localidad. Un centenar de ciudadanos se concentró al mediodía de ayer en la puerta del Ayuntamiento en el minuto de silencio convocado por la corporación municipal. Además, un millar de vecinos se dio cita en la plaza de la Iglesia ayer por la noche en otra movilización donde se exigió al Gobierno central que tome medidas.

En los últimos meses el goteo de incidentes entre las bandas de contrabandistas y narcotraficantes y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado o agentes locales ha sido continuo y ha llevado a que representantes sindicales de los policías y guardias civiles, colectivos vecinales y partidos políticos hayan dado la voz de alarma. El hecho más grave de esta cadena de incidentes fue la muerte del policía local Víctor Sánchez, al colisionar el pasado miércoles su coche policial con otra patrulla durante una persecución a un contrabandista de tabaco.

Horas después de este suceso, unos narcotraficantes que descargaban de madrugada un alijo de drogas en la playa de La Atunara embistieron con el vehículo robado en el que huían a un coche policial que se había aproximado para intentar interceptarles. Luego, a primera hora de ayer, otro agente de la Policía Nacional resultó herido al ser alcanzado por una piedra que le fue lanzada después de intervenir en una discusión entre tres personas en la barriada de Las Palomeras. La pedrada le impactó en la cara, por lo que provocó diversos daños en el rostro y la fractura de la nariz del agente. Además, en la tarde de ayer se registró un tiroteo en la barriada de Los Junquillos.

También el miércoles, un centenar de personas apedrearon a agentes de la Policía Nacional que intentaban impedir un alijo de droga en la playa de Levante de la Línea de la Concepción. Los agentes consiguieron detener a uno de los individuos que corría por la playa con un fardo, pero no pudieron interceptar a más implicados porque tuvieron que ponerse a cubierto en sus vehículos y huir de la zona.

El Sindicato Unificado de Policía (SUP)calificó de “intolerable” la situación, con “una media de nueve o diez embarcaciones diarias transportando hachís y entrando en nuestras costas sin apenas represión policial ni judicial”. Es “de vergüenza” el “abandono sistemático” por parte del Ministerio de Interior, al que exigió más medios.

El pasado 2 de mayo, un guardia civil destinado en La Línea fue agredido por unos narcotraficantes cuando se dirigía a su puesto de trabajo en su coche particular. Los narcotraficantes, según explicaba la Asociación Española de Guardias Civiles, estaban alijando droga y comenzaron a perseguir con su coche al agente, hasta que cruzaron su vehículo en la carretera para obligarle a detenerse y bajarse de su coche. Después le propinaron una paliza, por la que el agente precisó cinco puntos de sutura en un labio. “Los narcos tienen marcados a nuestros compañeros y saben que actúan con total impunidad”, lamentó la asociación.

Fuente: http://www.diariodesevilla.es/andalucia/impunidad-narcotrafico-Linea-desata-indignacion_0_1143485767.html