Sección de motos

La Sección de Motos nació allá por el año 1976, concretamente el día 10 de marzo, estaba compuesta por personal proveniente de distintas Comisarías de la capital, todos ellos miembros del extinto Cuerpo de Policía Armada, posteriormente, en el año 1982 se vio ampliada su plantilla con la incorporación del personal de un escuadrón de Caballería que fue suprimido ese año, fruto de la reestructuración de esa Unidad.


En lo relativo a su denominación, decir que tuvo distintos nombres, hasta que finalmente se estableció el que actualmente conocemos como “Alazanes”, el cual hace referencia al color canela propio de los caballos.


En cuanto a su filosofía, cabe destacar que se trataba, con su creación, de buscar mayor rendimiento y eficacia en la respuesta policial, fruto de su rapidez y capacidad de respuesta inmediata en las grandes ciudades, ésto hoy día se ve más acentuado, aún si cabe, debido al aumento del parque automovilístico y a las dificultades de movilidad en las grandes urbes.


Esta Sección Operativa se compone de tres Grupos operativos y un Subgrupo de Casa Real y Servicios Especiales. En la actualidad cuenta con un Inspector Jefe, que es el Jefe de la Sección y tres Inspectores, uno al frente de cada Grupo Operativo, que constan cada uno de ellos de dos Subinspectores, unos cinco oficiales y un número aproximado de treinta Policías por Grupo, citar que al frente del Subgrupo se encuentra un Subinspector.



En lo referente a los medios materiales, la Sección cuenta con unas setenta y cinco motos uniformadas, seis motos camufladas, dos vehículos “Z”, un vehículo todo terreno camuflado y un vehículo de arrastre, para el transporte de las motos que sufran un accidente o estén averiadas.


En cuanto a los modelos que se utilizan, y como curiosidad para aquellos que les interesa el mundo de las motos, decir que hoy día se dispone de dos modelos uniformados, ambos de la marca Honda, una de carretera, que es la Honda Deauville, bi-cilíndrica de 650 ce. y 56 cv de potencia y la otra la Honda Tran-salp, de la misma cilindrada que la anterior, con 53 cv y de de trail. Los modelos camuflados son la Yamaha diversión de 900 ce. y la Transalp, con las mismas características que la uniformada.


Estos modelos son una acertada elección, ya que han sido elegidos teniendo en cuenta criterios como su flexibilidad, polivalencia y buena conducción en el entorno urbano en el que se va a llevar a cabo la actividad policial, no se busca motos muy potentes que supongan un problema su control y conducción en dichas condiciones.


Los componentes de esta Sección reciben cursos de especialización en la conducción de motocicletas, así como otros cursos de actualización en otras áreas policiales.


Otro aspecto importante de estos funcionarios, es que se hacen responsables de ciertas partes del mantenimiento de las motos, como puede ser la limpieza de las motocicletas para realizar el servicio cuidando la imagen policial, o el control de las luces y los niveles de aceite y líquido de frenos, al igual que la presión de los neumáticos, todo ello en beneficio de su seguridad y la del resto de los compañeros, con lo que se inculca un espíritu de equipo y de responsabilidad en el cuidado del material, que redunda en beneficio de toda la Sección.


La Honda Deauville y la Transalp son las motos con las que se trabaja.


Los Alazanes patrullan por parejas, llevando un equipo de transmisión cada uno de ellos, uno transmitiendo a través del canal de la Brigada y en otro en el canal del distrito donde les corresponda llevar a cabo su labor, según las necesidades del servicio establecidas por la superioridad.


Las funciones de los Alazanes son de muy diversa índole, así por ejemplo merece la pena destacar las funciones de prevención, tales como la “Operación Turista” que tiene como objetivo la protección de los turistas extranjeros que visitan nuestro país, haciendo vigilancias dinámicas tanto de los hoteles en los que se hospedan como en las zonas turísticas por las que se mueven, preferentemente ubicadas en el centro de la ciudad.


Otras operaciones que se realizan en colaboración con las Brigadas Provinciales, son la “Operación Maza”, la cual trata de prevenir los robos en joyerías, o la “Operación Dólar”, con la que se persigue evitar los atracos en Entidades Bancarias, así como cualquier otra que surja como consecuencia de la actividad delictiva y que merezca un plan específico de actuación. También son importantes las funciones de prevención que se llevan a cabo en los denominados “puntos negros”, sobre todo en aquellos dedicados al tráfico de drogas, donde se realizan controles con bastante asiduidad, estos puntos son los poblados de las Barranqueas, la Quinta o el Salobral entre otros. Se llevan a cabo otras funciones, como la de apoyar a las U.I.P. en aquellos dispositivos específicos que se establezcan, haciendo preferentemente funciones dinámicas, tanto en manifestaciones, como en grandes concentraciones de personas y en huelgas y otros conflictos.


Establecimiento de controles y dispositivos de cierre cuando fueran necesarios, así como acudir a las llamadas de la Sala del 091, en lo relativo a atracos a bancos, joyerías y otros establecimientos, así como en aquellos en los que se usen instrumentos peligrosos y cualquier otro que fuera preciso por necesidades del servicio. La función de Protección también tiene gran importancia, así llevan a cabo esta labor en determinadas embajadas, domicilios de magistrados, hoteles de personalidades y lugares en los que se celebre determinados acontecimientos de relevancia, como es el caso de las ferias que se llevan a cabo en IFEMA, también, dentro de esta función nos encontramos con la protección de los equipos de fútbol y baloncesto, así como en las corridas de toros y en conciertos.


Se realizan una media de más de 2500 detenidos al año.


Dentro de esta función, juega un papel importante el Subgrupo de Casa Real y Servicios Especiales, que se encarga de cubrir de forma dinámica los itinerarios de Casa Real, así como de otros Jefes de Estado de visita en nuestro país y de otras personalidades.


Como último punto a tratar, merece la pena mencionar algunos datos estadísticos del funcionamiento de los Alazanes, estos datos hacen referencia a los años 2003 y 2004, por ejemplo podemos mencionar que, de media se han llevado a cabo unas 22.000 identificaciones al año, así como 360 detenidos por reclamaciones judiciales, 315 detenidos por delitos contra el patrimonio, 281 detenidos por delitos contra las personas, y una media total de 2.570 detenidos y unas 433 averiguaciones de domicilio y paradero, 440 actas de consumo de sustancias estupefacientes y 953 actas de armas blancas.