Guardia Civil

SUCESOS La Guardia Civil ha desmantelado una red especializada en la regularización de inmigrantes

La Guardia Civil, en el marco de la operación FLEK, ha desmantelado en Almería una red criminal especializada en la regularización de las situaciones administrativas de residencia y/o trabajo de inmigrantes no comunitarios. Centraba su actividad delictiva en la constitución de parejas de hecho fraudulentas, así como en la realización de empadronamientos también fraudulentos en el Ayuntamiento de Roquetas de Mar (Almería).

Se ha detenido a un total de 28 personas y se ha investigado a otras 11, a los que se les imputa los delitos continuados de falsedad y contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, con el trasfondo de favorecer la regulación de inmigrantes no comunitarios por arraigo familiar.

Entre los detenidos se encuentran los 8 integrantes de la organización que tenían funciones claramente definidas, desde la captación de inmigrantes y de mujeres, aportación de domicilios vacíos para los empadronamientos, altas fraudulentas en la Seguridad Social, asesoramiento a las parejas, hasta la constitución de la organización y liderazgo de la misma.

Además, la investigación ha permitido relacionar con el entramado a una persona que contaba con el permiso requerido y acceso al padrón municipal, la cual ha sido detenida como presunta autora de un delito de prevaricación y cohecho.

La operación se inició tras detectar un incremento inusual de empadronamientos y un patrón común muy característico que se estaba dando en la constitución de parejas de hecho, estando focalizada la actividad delictiva en Roquetas de Mar (Almería).

Tras llevar a cabo una investigación, los agentes localizaron a una red que podría estar llevando a cabo formalización de parejas de hecho fraudulentas así como empadronamientos también fraudulentos.

Formalización de parejas de hecho fraudulentas

La primera acción delictiva consistía en la formalización de parejas de hecho fraudulentas, en las que los componentes de la organización captaban a personas de nacionalidad principalmente marroquí en situación administrativa de residencia irregular en la Unión Europea y a los que les proponían la posibilidad de regularizar su situación y adquirir el permiso de residencia constituyéndose como pareja de hecho fraudulenta con una mujer, normalmente de más edad, española o comunitaria.

Para ello, la organización captaba a las mujeres que, previo pago, accedían primeramente al empadronamiento de ambos en viviendas con las que contaba la organización en Roquetas de Mar, las cuales en realidad o estaban vacías o residían personas diferentes a las que figuraban en el Padrón, llegando incluso a utilizar contratos de arrendamiento falsos.

Una vez empadronados, la misma organización sacaba cita en el registro del Ayuntamiento para la constitución de la pareja de hecho y asesoraban a ambas partes en relación a como afrontar y superar la entrevista que se realiza para la constitución de la misma. Una vez superada esta entrevista miembros del grupo los acompañaban a la Oficina de Extranjeros en Almería para que formalizaran las solicitudes de residencia.

Por todo ello, la persona que pretendía regularizar su situación administrativa debía pagar a la organización entre 3.000 y 4.500 euros, según su capacidad económica. Con este dinero, se pagaba a la mujer que accedía a hacerse pareja de hecho del inmigrante entre 1.000 y 2.000 euros, siendo el resto del dinero para los miembros de la red.

Con esta forma de actuación, la Guardia Civil ha comprobado que se han dado casos en los que personas han viajado expresamente a España para cometer el fraude y conseguir el permiso de residencia de ciudadano de la Unión Europea para luego volver a los países donde residían habitualmente.

Estas personas superaban la entrevista previa de verificación que se realizaba a pesar de no hablar ni comprender nada el idioma castellano, la mujer no hablar árabe, y en la entrevista tener que solicitar un intérprete para poder ser realizada. Esa barrera idiomática fue uno de los elementos que llamaron la atención de los investigadores, al detectar como dos personas decían mediante intérprete vivir juntos desde hacía varios meses, conocer todo lo referente a la otra persona, y no poder comunicarse entre ellos de manera efectiva.

Con respecto a las mujeres que eran captadas por la organización, los agentes han constatado que tenían el mismo perfil, ya que todas tenían pareja estable, eran notablemente de mayor edad que la persona que pretendían regularizar, residentes en localidades distintas a Roquetas de Mar y contaban con alguna dificultad económica.

De la organización investigada se han obtenido indicios que señalan que llevaba trabajando con este modus operandi desde el año 2015, si bien, los datos que se han podido documentar han sido desde septiembre de 2016,  habiéndose acreditado en este periodo de tiempo la constitución de 8 parejas fraudulentas. Se ha continuado investigando sobre la constitución de más de un centenar de parejas de hecho desde el año 2010 sobre las que existen indicios de fraude.

Empadronamientos fraudulentos

Una segunda forma de actuación de la organización consistía en realizar empadronamientos fraudulentos en Roquetas de Mar, captando a personas de origen africano que carecían de permiso de trabajo en la Unión Europea y a los que les ofrecían la posibilidad de empadronarse en una vivienda de la localidad almeriense con el fin de justificar el tiempo de estancia mínima  en España exigida para poder solicitar el permiso de trabajo por arraigo.

Se han detectado centenares de empadronamientos fraudulentos en Roquetas de Mar por parte de ciudadanos residentes en las localidades almerienses de El Ejido y Níjar o incluso de provincias como Alicante y Barcelona, a los cuales en sus localidades de origen se les solicitaba acreditar un domicilio estable y vivir allí. Principalmente se trataban de personas inmigrantes que residían de manera intermitente en poblados chabolistas o cortijos y que se desplazaban a Roquetas de Mar expresamente para que los empadronaran fraudulentamente en la localidad, previo pago de cantidades entre 150 y 200 euros, con el fin de obtener un certificado de empadronamiento válido.

En ambas líneas de actuación y, una vez que estas personas conseguían el permiso de residencia y/o trabajo en España, únicamente quedaban a la espera de que, transcurridos 10 años de adquirir la residencia formal en España, estuvieran o no en el país, pudieran solicitar la doble nacionalidad. Se ha detectado casos de personas que, habiendo obtenido ya el permiso de residencia en la Unión Europea, se habían marchado a residir de forma definitiva a Marruecos quedando empadronados en viviendas de Roquetas.

Dichos movimientos venían supeditados por la facilidad dada por una de las oficinas del padrón de Roquetas de Mar, en la que los inmigrantes presentaban la documentación falsa, no requiriendo la presencia ni del propietario de la vivienda ni de las propias personas a empadronar. Esto generaba que, cualquier persona podía presentar la solicitud de empadronamiento para una tercera persona, sin más requisitos que la presentación de una solicitud de inscripción en la oficina del Padrón firmada por el supuesto propietario de una vivienda (al que le falsificaban la firma) y la fotocopia del pasaporte de un tercero que tampoco acudía a la realización del trámite. Esta documentación era aceptada por la persona detenida como presunta autora de un delito de prevaricación y cohecho.

Este modo de actuar ha propiciado casos como el de varios ciudadanos de Mali y Senegal, de los cuales no se tiene constancia de su presencia en ningún momento en España, que han sido empadronados en la localidad por terceros siendo probable que nunca hayan salido de su país de origen, y hayan conseguido el empadronamiento con el simple envío de fotocopia de su pasaporte vía fax a un compatriota suyo que se encontrara en España, empadronándolo en Roquetas de Mar a  través de la organización criminal investigada.

Igualmente, la Guardia Civil ha podido confirmar como personas que fueron identificadas como llegadas a España en patera por las costas de la provincia de Cádiz, a los pocos días ya constaban empadronadas en domicilios de Roquetas de Mar, o que, cientos de personas residentes en poblados chabolistas de El Ejido, igualmente consten como empadronados en Roquetas de Mar.

En esta operación la Guardia Civil ha contado con la colaboración de  la Delegación Territorial de Igualdad de la Junta de Andalucía y la Oficina de Extranjeros de Almería.

Las diligencias instruidas por la Guardia Civil han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción º 3 de Roquetas de Mar (Almería).

Fuente: http://www.jerezsinfronteras.es/la-guardia-civil-ha-desmantelado-una-red-especializada-en-la-regularizacion-de-inmigrantes/