Guardia Civil

Media tonelada de marihuana intervenida por la Guardia Civil

La Policía Civil de Alicante ha detenido a cinco miembros de una banda delictiva que había traficado cogollos de cannabis de una nave industrial de San Vicente de Las Speg.

En el registro, el agente intervino con 500 kg de cogollos de cannabis con alto contenido en THC, 30.000 euros, 40 gramos de cannabis, 800 secadores portátiles, diversos materiales para procesar los cogollos y herramientas para ejecutar cannabis. actividades criminales. El 21 de octubre, varios ciudadanos de San Vicente del Raspeig advirtieron a la guardia de la localidad que había un fuerte olor a cannabis cerca de una zona industrial de la localidad.

El área de investigación de San Vicente del Raspeig inició una investigación para esclarecer los hechos. Primero, encontraron la nave, que estaba en el medio del polígono, y desde allí emitía un fuerte olor. Durante la primera investigación del entorno circundante, los agentes apreciaron la infraestructura y el movimiento de personas y vehículos, haciéndoles sospechar que debe haber esta sustancia en su interior.

En un momento, el agente vio un camión refrigerado que salía del almacén y se dirigía a la carretera. Decidieron detenerlo, pero el conductor no prestó atención a la señal del agente, pero tomó medidas. Los funcionarios se vieron obligados a bloquear la carretera con vehículos oficiales, lo que los obligó a detener el camión. Cuando abrieron la puerta trasera del camión, encontraron una gran cantidad de bolsas de basura apiladas con cogollos de cannabis: un total de 325 kg.

El agente solicitó de inmediato el ingreso y registro de la nave industrial por donde ingresó el camión y la casa donde vivían los cinco autores. En el barco encontraron otros 150 kg de cogollos empaquetados en cajas de cartón. Además, encontraron 800 secadoras de ropa portátiles de 1 metro cuadrado, 1,000 cajas vacías, deshumidificadores, balanzas e importante infraestructura material para secar cannabis. En la casa, los agentes incautaron paquetes de marihuana y marihuana en pequeñas dosis, y también recaudaron 500 euros. El responsable es el responsable de alquilar el vehículo de la pandilla para transportar marihuana. Es el responsable de organizar la logística y dirigir el resto.

Las otras dos personas se encargan de transportar mercancías en camiones frigoríficos. Los dos últimos se encargan de almacenar las drogas en el barco. Se turnan para dormir en las instalaciones para evitar que alguien ingrese al exterior de la organización. Han registrado una hipotética empresa comercial legal para fabricar fibra de cáñamo para evadir la acción policial. Tras ser descubiertos, afirmaron que la sustancia intervenida no contenía ningún principio psíquico, aunque el análisis realizado mostró que la sustancia era alta en tetrahidrocannabinol en el cannabis, que es el principal componente psicoactivo del cannabis.

Considerando que el agresor puede encontrar la vigilancia policial y optar por escapar, la investigación se llevó a cabo en tan solo una semana. Cinco personas sospechosas de tráfico de drogas han sido detenidas y pertenecen a una organización criminal. Son cinco personas entre 27 y 49 años. Son de nacionalidad holandesa, la otra es suiza, la otra es sueca, la otra es francesa, y la última es española. Tras ser llevados ante la justicia, la autoridad ordenó la cárcel a tres de ellos. Los otros dos han sido liberados.

En este operativo, la Guardia Nacional intervino con 500 kg de cogollos de cannabis; 30.000 euros, de los cuales 29.500 euros estaban ocultos bajo el salpicadero del vehículo del cabecilla; 40 gramos de cannabis 800 secadoras portátiles de ropa; diversos materiales utilizados para tratar cogollos ; Y herramientas utilizadas para realizar actividades delictivas. Las drogas incautadas estaban destinadas originalmente a ser exportadas a Suiza y su valor en el mercado ilegal alcanzará los 750.000 euros.