Guardia Civil

Acusan a tres pescadores de ocultar cuatro kilos de hachís entre las redes del barco

Era un barco demasiado pequeño, diez metros de eslora, para faenar a nueve millas de la costa. Lo habitual es que una nave pesquera de esas dimensiones trabaje mucho más cerca de tierra. Aquello era una anomalía que acabó llamando la atención de los observadores del el Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE), esa especie de ‘gran hermano’ que escruta constantemente lo que sucede en la franja de mar que separa el sur de Europa de África para frenar el tráfico de personas y de drogas.

Tras el aviso del SIVE, entró en acción el Servicio Marítimo de la Guardia Civil de Granada, que interceptó a la embarcación sospechosa cuando navegaba por aguas motrileñas. La tripulación del pesquero, que tenía su base en la población almeriense de Roquetas de Mar, estaba compuesta por tres hombres. Uno de ellos dijo a los agentes del instituto armado que habían estado faenando en Málaga, pero que regresaban a toda prisa a su localidad de origen por una urgencia familiar. Lo cierto es que esas explicaciones no debieron de sonar muy convincentes y la Guardia Civil decidió registrar el barco con la ayuda de un perro especializado en detectar estupefacientes. Poco después, aparecían casi cuatro kilos de hachís, repartidos en 16 pequeños paquetes que iban ocultos entre las redes de pesca. Los agentes y el can también hallaron 24.000 euros en efectivo en un recipiente para el agua. La droga habría alcanzado un valor de casi seis mil euros en el mercado negro.

Tras comparecer ante el juez, los tres presuntos ‘narco-pescadores’ quedaron en libertad con cargos y pudieron recuperar la embarcación en la que se encontró el hachís. La nave era propiedad del padre de uno de ellos, pero la investigación determinó que «no tuvo participación en los hechos».

«Notoria importancia»

El próximo 20 de octubre, los tres sospechosos tendrán que sentarse en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Granada para responder por la supuesta comisión de un delito contra la salud pública de «una sustancia que no causa grave daño (…) en cantidad de notoria importancia y extrema gravedad por uso de embarcación», según el escrito elaborado por la fiscalía. En este sentido, el ministerio público reclama que cada uno de los encausados sea condenado a seis de prisión y a abonar una multa de 17.000 euros, precisa el preciso documento.

El suceso sobre el que ahora tendrá que pronunciarse la justicia ocurrió poco después de las ocho de la mañana del día 25 de mayo de 2014. El barco en el que se halló la droga fue interceptado a nueve millas del Cabo Sacratif, en el término municipal de la ciudad costera de Motril.

Fuente: http://www.ideal.es/granada/201510/11/acusan-tres-pescadores-ocultar-20151009211326.html