Sin categoría

Detenida por robar a un hombre tras drogarlo con ‘burundanga’

La Policía Nacional ha detenido en Linares a una joven, de 28 años, que drogó y robó a un hombre, de unos 50 años, con el que había contactado en un pub del municipio y al que convenció de abandonar el local para poder mantener relaciones sexuales. Lo siguiente que recuerda la víctima es haber despertado en su propio domicilio en total estado de confusión y sin ninguna de sus pertenencias.

Según ha informado la Policía Nacional, la víctima había entrado en el pub para tomarse unas copas y fue allí donde entabló conversación con esta joven. Se cree que aprovechando un leve descuido, la mujer vertió en la copa que consumía la víctima una droga conocida como «burundanga» también conocida como droga de la sumisión o del amor.

Seguidamente, la chica le propuso relaciones íntimas en una pensión, a lo que la víctima accedió, aunque propuso que fuera directamente en su domicilio. Pasadas unas seis horas del encuentro, se despertó tirado en el suelo sin acordarse de nada, tan solo con el leve recuerdo que de que había accedido a su domicilio acompañado por una mujer, percatándose de la sustracción de varios efectos personales, concretamente, el dinero que llevaba en su cartera, un teléfono móvil, el reloj de pulsera que portaba, un equipo informático y una guitarra eléctrica.

Una vez percatado de lo que le había ocurrido, volvió al local con el fin de volver a encontrar a la mujer, comentando a una empleada lo que le había sucedido. Al parecer, según le comentó la camarera, no había sido la única víctima ya que anteriormente, había entrado en el local otro hombre manifestando que había sido víctima de un robo sin recordar nada.

La mujer seleccionaba a sus víctimas, siempre hombres preferentemente casados con el fin de evitar que la denunciaran. Una vez escogida la víctima, la presunta autora entablaba conversación ofreciendo relaciones sexuales, momento en el que vertía en la copa esta sustancia estupefaciente de última generación. Esta droga consigue anular la voluntad de quien la consume generando una desorientación temporal, lo cual conlleva una pérdida de memoria, por lo que las víctimas no recuerdan lo ocurrido durante el periodo que discurre bajo sus efectos.

Además, se trata de una droga que no deja rastro por lo que es imposible detectarla en el organismo de las víctimas y utilizarlo como prueba de cargo en el juicio llegado el caso.

Tras la presentación de la correspondiente denuncia, los investigadores dirigieron sus pesquisas hacia un hombre que había tenido relaciones esporádicas con dicha joven. En este domicilio los agentes localizaron la guitarra eléctrica que había sustraído horas antes al denunciante y las pistas necesarias para poder llevar a cabo su detención.

La investigación, según ha informado a Europa Press la Policía Nacional, permanece abierta con el objetivo de localizar a nuevas víctimas que hayan podido pasar por esta mismo situación pero que no se hayan atrevido a denunciar.

Fuente: http://www.elmundo.es/andalucia/2015/07/23/55b0d9d3e2704e3c068b4580.html