Policía Nacional

Disturbios en Pamplona: Dos detenidos y tres policías heridos tras la manifestación en apoyo a Hasél

Los actos de violencia callejera que durante los últimos días han tenido a Madrid y Barcelona como escenarios principales a raíz del encarcelamiento del rapero Pablo Hasél se produjeron este sábado en Pamplona. Las calles del Casco Viejo y el barrio de la Rochapea vivieron lanzamientos de piedras y botellas, entre otros objetos, y la quema de contenedores por parte de jóvenes que previamente habían participado en una manifestación de apoyo a Hasél, condenado por su reiteración en los delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias a las altas instituciones del Estado.

Los disturbios se saldaron con dos detenidos y tres policías heridos leves, según ha informado la Delegación del Gobierno. Los dos detenidos pasarán este domingo a disposición judicial.

La marcha, convocada por Gazte Koordinadora Sozialista, comenzó a las 20.00 horas desde la Plaza de Recoletas, encabezada por una pancarta con el lema ‘Pablo Hasél askatu’ (libertad para Pablo Hasél) y vigilada por la Policía Nacional. Avanzó por la calle Mayor, la Plaza del Ayuntamiento, Estafeta, Plaza de Toros, Roncesvalles, Carlos III y el Paseo Sarasate, donde al llegar junto al Palacio de Navarra, algunos manifestantes tiraron objetos a los policías forales antidisturbios que se encontraban custodiando la sede del Gobierno. A partir de ahí se desencadenó el vandalismo por distintos puntos del Casco Antiguo como la Plaza San Francisco, San Antón, Eslava, Jarauta o Santo Domingo, con lanzamiento de botellas y piedras y quema de contenedores por los violentos, y cargas policiales.

Las llamas de uno de los contenedores alcanzaron la fachada de un edificio de viviendas en la Plaza San Francisco. Los autores de los altercados acabaron desplazándose hacia la Rochapea, donde también se produjeron incidentes. “La libertad de expresión, imprescindible y garantizada en nuestra democracia, nada tiene que ver con el vandalismo”, reaccionó el portavoz del Gobierno foral, Javier Remírez.

MENDILLORRI, POR UN DESALOJO

También hubo disturbios en el barrio de Mendillorri, si bien el origen radicó en el desalojo de un bar situado junto al gaztetxe por parte de la policía. La réplica de varios grupos de jóvenes consistió en el volcado y la quema de contenedores y un árbol, así como el lanzamiento de botellas contra la policía, que tuvo que realizar cargas.

Fuente: https://www.diariodenavarra.es/noticias/navarra/pamplona-comarca/pamplona/2021/02/20/cargas-policiales-una-manifestacion-pamplona-apoyo-pablo-hasel-717948-1702.html