Interior reparte 35 cruces por acciones de riesgo entre 445 jefes de despacho

0
20

Este año el Ministerio del Interior bate todos sus récords recientes y lleva la polémica más allá de anteriores ediciones. La Dirección General de la Policía ha cubierto de medallas pensionadas -reservadas por ley a los agentes que se juegan la vida en acto de servicio- a sus altos mandos. Según varios documentos internos, ha repartido en septiembre 35 cruces al mérito policial con distintivo rojo entre los 445 jefes de la cúpula que no se juegan la vida y solo 44 entre los 54.444 agentes de base que participan en las operaciones.

La ley 5/1964 sobre «condecoraciones policiales» es taxativa a la hora de fijar las condiciones que deben cumplir los aspirantes a tan alto reconocimiento oficial. Su artículo seis fija que solo tendrán acceso a estas medalla con retribución económica los agentes «heridos en acto de servicio»; o que hayan «participado en tres o más servicios en los que medie agresión de armas»; o que «realicen, en circunstancias de peligro para su persona, un hecho abnegado que ponga de manifiesto un alto valor en el funcionario»; o que tengan en su currículo «hechos distinguidos y extraordinarios en los que haya quedado patente un riesgo o peligro personal».

Sin embargo, de acuerdo con los documentos oficiales firmados por el director del cuerpo, Ignacio Cosidó, y refrendados por el ministro del Interior, Jorge Fernández, el Gobierno ha entregado 192 estos ansiados galardones, que suponen automáticamente una subida de sueldo. De ellos, 35 a la escala superior de la Policía, buena parte de los cuales son nombramientos de libre designación y que, como es obvio, jamás participan físicamente en las operaciones. Ello supone que el 7,8 % de los comisarios y mandos han sido condecorados

Desproporción

Las proporciones de cruces rojas en el resto de las escalas inferiores es muchísimo menor, aunque estos son los policías que están en la calle y, por ende, son los que más riesgo afrontan. Las 44 medallas repartidas entre los 54.444 efectivos de la escala básica suponen que solo un 0,08 % ha recibido el galardón, un porcentaje casi 100 veces inferior al de los mandos.

En la siguiente escala, la de subinspección, compuesta por 5.630 miembros se han otorgado 22 cruces rojas, un 0,39 % de la plantilla. En la escala ejecutiva, la inmediatamente anterior a los mandos máximos, se han repartido 91 medallas pensionadas entre 6.158 miembros. O lo que es lo mismo: un 1,47 % de ese escalafón ha sido condecorado, según el mismo informe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here