Guardia Civil

La Guardia Civil detiene a los presuntos autores de una decena de robos en establecimientos públicos en A Guarda

La Guardia Civil detuvo a dos vecinos de A Guarda: R.L.S., de 43 años, que ingresó en prisión y A.R.B., de 41, que quedó en libertad con cargos, a los que se les atribuye la comisión de cerca de una decena de robos en establecimientos públicos de la localidad.
Desde hace unos meses se habían incrementado sensiblemente los delitos contra el patrimonio en el municipio de A Guarda y su entorno. En su mayor parte eran robos con fuerza perpetrados en establecimientos públicos, bares, restaurantes, talleres, etc, donde los autores se apropiaban de cualquier tipo de efectos de valor que fuesen fácilmente canjeable por dinero.
Por parte de la Compañía de la Guardia civil de Tui se diseñó un dispositivo policial especialmente encaminado a atajar este tipo de ilícitos, logrando por una parte una considerable disminución de robos en establecimientos públicos y en otros casos, esta presión policial, propició que algunas de las personas implicadas en los delitos fuesen identificadas en otras localidades próximas con los efectos sustraídos en A Guarda.
Las últimas actuaciones llevadas a cabo por la Guardia Civil han permitido la detención de estas dos personas, con graves problemas relacionados con el abuso de sustancias estupefacientes y un amplio historial de antecedentes policiales por delitos contra la propiedad.
En los domicilios de los dos detenidos se recuperaron una importante cantidad de efectos sustraídos que evidencian su participación en un total de ocho robos cometidos durante los últimos meses en A Guarda. De esta forma se pudieron esclarecer los robos que se cometieron en dos cafeterías y un restaurante, un centro de enseñanza, dos centros sociales y en el interior de dos vehículos estacionados en la vía pública.
La colaboración entre los propietarios de establecimientos del Baixo Miño, junto con vecinos y la Guardia Civil, ha sido un elemento muy importante para atajar un problema que en las últimas fechas había creado malestar e inseguridad en el entorno comercial, especialmente entre bares y restaurantes de la zona de A Guarda.
Las diligencias se entregaron en el Juzgado de Instrucción número 2 de Tui y la operación continúa abierta para la identificación de otras personas que puedan estar relacionadas con los robos que se investigan.