Guardia Civil

La Guardia Civil detiene en Madrid a un peruano que violó a su hija durante cuatro años

La Guardia Civil ha detenido en Fuenlabrada (Madrid) a un ciudadano peruano acusado por las autoridades de su país por delitos de agresión sexual sobre la persona de su propia hija. H.C.A., de 49 años de edad, habría violado a la menor durante al menos cuatro años.

La investigación dio comienzo después que el Equipo de Huidos de la Justicia de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, que mantiene con otros cuerpos y organismos internacionales una cooperación policial, tuviese conocimiento por parte de la oficina de INTERPOL de España de la posible presencia del individuo en territorio español. Dicha autoridad advirtió del reclamo por parte de las autoridades de Perú por la comisión de reiterados delitos graves de índole sexual.

Tras las diferentes investigaciones llevadas a cabo por los agentes de la Guardia Civil se pudo confirmar que el individuo estaba residiendo en la Comunidad de Madrid. Además, se constató de que hacía trabajos de reformas en el ámbito de la construcción. Estos datos fueron obtenidos tras haberle seguido el rastro por los diferentes domicilios en los que el detenido estuvo residiendo.

CAMBIO CONSTANTE DE DOMICILIO

De esta manera, los agentes pudieron conocer que el hombre peruano estaba al tanto de la reclamación de las autoridades de su país para su detención. Esto hizo que se centrase en tratar de ocultarse, lo que le llevó a cambiar de forma constante de domicilio y localidad de residencia. Estos cambios no eran conocidos ni por su propio entorno familiar, del que desconfiaba por completo, más si cabe por la trascendencia de los hechos y delitos de los que se le acusaba.

No obstante, a medida que el tiempo pasaba empezó a sentirse más seguro en su entorno y con mayor confianza en su familia. Esto hizo que, poco a poco, dejase de ocultarse como lo hacía en un principio e incluso llevase a cabo algunos trabajos puntuales.

Una vez que H.C.A. fue identificado plenamente por parte de los agentes y que se analizó su entorno y su actividad, se procedió a su detención. En el momento de la misma se encontraba acompañado de la persona que le estaba dando cobijo y sustento en las últimas semanas.

LOS HECHOS TUVIERON LUGAR ENTRE 2011 Y 2014

Según ha informado la Benemérita, el ciudadano peruano estuvo residiendo en los Estados Unidos de América durante unos años, para regresar a su país en el año 2011. En Perú residía su hija, que por aquel entonces tenía 11 años, sobre la que habría llevado a cabo numerosas agresiones sexuales, las cuales perduraron en el tiempo con gran asiduidad durante al menos 4 años. Estas se desarrollaron, por tanto, entre los años 2011 y 2014.

Tras su detención, el detenido ha sido puesto a disposición judicial en el Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional. Este ha decretado su ingreso en prisión a la espera de la extradición.

Detenido en Madrid un peruano que violó a su hija durante cuatro años
Los hechos por los que se acusa al hombre peruano detenido en Madrid tuvieron lugar en su país de origen entre los años 2011 y 2014.

SE ENFRENTA A UNA PENA DE CADENA PERPETUA

En los últimos años, se han endurecido las penas para los violadores en Perú, sobre todo si se cometen contra menores de edad.

Las sanciones han sido endurecidas y se han eliminado los beneficios penitenciarios. Sin embargo, esto no ha resultado en un menor número de casos de violaciones en el país sudamericano, ya que este sigue creciendo.

En este sentido, el Código Penal peruano hace referencia en el artículo 173 a la “violación sexual de menores de edad“. En este se tienen en cuenta dos circunstancias:

Por un lado, en el caso de que la víctima sea menor de 10 años, la pena será de cadena perpetua para el agresor. Si la víctima tiene entre 10 y 14 años, estará expuesto a una pena de entre 30 y 35 años de cárcel.

Además, como en el caso del detenido por la Guardia Civil en Madrid, si se trata de un agresor con vínculo familiar sobre la víctima, como un padre o un apoderado, la pena es de cadena perpetua. También se aplica en el caso de que, a causa de la violación, se produzca la muerte de la menor.

PENAS EN VIOLACIONES A MAYORES DE EDAD

En el caso de mayores de edad, la pena base es de entre 6 a 8 años de prisión. Esta puede elevarse a entre 12 y 18 años en el caso de varios supuestos. Entre ellos se encuentra que se realice la violencia por parte de dos o más personas; si existe un cargo de autoridad sobre la víctima; si el delito es cometido por un miembro de las Fuerzas Armadas, PNP…; en el caso de que el autor conozca que tiene una enfermedad grave de transmisión sexual; si el agresor es profesor o auxiliar en el colegio de la víctima; o si la víctima tiene entre 14 y 18 años de edad.

CÓMO FUNCIONA LA EXTRADICIÓN

La extradición al país de origen del detenido, como en este caso el ciudadano peruano arrestado por la Guardia Civil en Madrid, se produce ante la petición que realiza un Estado a otro. Esto tiene lugar cuando se solicita la entrega de una persona que ha cometido o se cree que ha cometido un hecho delictivo.

Para la solicitud de extradición debe existir un auto de prisión o una condena firme contra esa persona cuya extradición se solicita. Además, el Estado que recibe la petición debe concederla si existe un tratado bilateral con el Estado que la solicita. En el caso de que no haya tratado entre ambos, el Estado que recibe la solicitud puede acordar la extradición, aunque no tiene la obligación de concederla.

Esta dependerá siempre, por tanto, de la aplicación del principio de reciprocidad. Esto quiere decir que un país accede a entregar a otro a la persona que buscan a cambio de que el otro país actúe de la misma manera en caso inverso.

En este tipo de casos, es el juez el encargado de solicitar la extradición. Puede hacerlo por iniciativa propia o por petición de la parte interesada.

Sin embargo, la solicitud la realiza de manera formal el Gobierno, mediante una petición del Ministro de Justicia. Este se lo solicita a su homónimo en el Estado en el que se encuentra el imputado o condenado cuya entrega se solicita.

En casos como el del ciudadano peruano detenido por la Guardia Civil en Madrid sí es posible conceder la extradición. Sin embargo, en el caso de delitos políticos no se puede. Esto se debe a que, una vez atravesada la frontera, dejan de considerarse como tales.