Guardia Civil

La Guardia Civil halla en un zulo en Sarón las joyas robadas en 17 chalés cántabros

La Guardia Civil de Cantabria ha detenido a un individuo de 30 años de edad y origen albanés por su presunta participación en los robos perpetrados en 17 viviendas de Cantabria por una banda desmantelada recientemente en el marco de la operación ‘Simbal’, un trabajo que, además de dejar fuera de la circulación a cinco ladrones, ha permitido ahora recuperar par-te del botín sustraído en los robos, más de ochenta piezas de joyería, algunas encontradas en un zulo en la localidad de Sarón.

Según precisaron ayer fuentes del Instituto Armado, tanto la detención de esta persona como el hallazgo de las joyas son el resultado de la segunda fase de una operación que en sus comienzos se había saldado con la detención de cuatro individuos, todos naturales de Albania, como presuntos autores de al menos 17 robos en distintos chalés situados en los municipios de Rasines, Guriezo, Villaescusa, Santillana del Mar, Piélagos, Santa Cruz de Bezana y Escalante.

Desmantelado el grueso de la banda, los investigadores, que sospechan que el número de robos podría elevarse por encima de la veintena al haber sido halladas 50 joyas cuya procedencia todavía se desconoce, se centraron precisamente en la búsqueda de lo sustraído.

En un zulo

Las averiguaciones que hicieron al respecto llevaron a los agentes hasta dos posibles escondites, uno en el interior de un establecimiento hostelero de la localidad asturiana de Gijón, y otro en un zulo fabricado en un descampado de la localidad cántabra de Sarón, lugares en los que fueron encontradas más de 80 piezas de joyería.

Casi un tercio, 25, fueron robadas en viviendas de Piélagos, Queveda, Santa Cruz de Bezana y Puente Arce. O eso cree la Guardia Civil, que aún debe averiguar la procedencia del resto, que a buen seguro servirá para esclarecer otros robos perpetrados en viviendas.

Además, durante esa segunda fase de la operación, los agentes pudieron conocer la existencia de un individuo que podía haber estado operando con los cuatro anteriormente detenidos y que formaría parte del grupo criminal.

Las indagaciones realizadas en torno a su identidad y a su paradero permitieron a los agentes localizarle el pasado 15 de enero en la estación de autobuses de Santander, donde fue sorprendido cuando se disponía a abandonar la capital cántabra a bordo de un autobús con destino a Barcelona.

Si bien no descarta nuevas detenciones relacionadas con esta banda, la Guardia Civil, que ha esclarecido la mayoría de los robos y recuperado una parte del botín, da así por cerrado el grueso del trabajo.

Fuente:  https://www.eldiariomontanes.es/cantabria/guardia-civil-halla-20200118205438-ntvo.html