Sin categoría

La Guardia Civil intercepta en Huelva una furgoneta con 620 kilos de hachís en un control antidrogas rutinario

Agentes de la Benemérita han detenido en un control rutinario a un hombre que portaba 620 kilos de hachís en una furgoneta. El detenido intentó huir y en la persecución trató de sacar del camino a los coches de los agentes. Se le imputan delitos contra la salud pública, contra la seguridad vial y atentado a agente de la autoridad.

La Guardia Civil ha detenido a un hombre por delitos contra la salud pública, contra la seguridad vial y atentado a agente de la autoridad, tras ser interceptado con un cargamento de hachís en una furgoneta. Los hechos ocurrieron el pasado lunes 4 de febrero, cuando los agentes montaron un dispositivo rutinario de identificación de vehículos en la N-431 (Huelva-Ayamonte) dentro del marco de la lucha contra el narcotráfico.

Al  identificar a un primer vehículo, los agentes observaron como una furgoneta salía del control con una «brusca maniobra» invadiendo el carril contrario, al parecer con la intención de evitar el dispositivo tomando en sentido Cartaya, asegura la Guardia Civil en un comunicado.

Fardos de hachís incutados por la Guardia Civil.

Dos patrullas del dispositivo iniciaron el seguimiento de la furgoneta huida, cuyo conductor no se detuvo ante las señales acústicas y luminosas que los agentes realizaron en repetidas ocasiones. El conductor de la furgoneta, según relata la Guardia Civil, respondía a dichas señales con maniobras temerosas como adelantamientos en líneas continuas poniendo en grave riesgo a los usuarios de la vía y siguiendo la huida por un camino agrícola mientras realizaba giros bruscos con el objetivo de sacar del camino a los coches policiales.

Al no conseguir su cometido, decidió continuar la huida a pié campo a través, siendo interceptado por los agentes a unos 300 metros de la furgoneta y posteriormente detenido. Tras inspeccionar el vehículo, se observó en la zona de carga unos bultos tapados por una manta que resultaron ser 18 fardos de hachís que guardaban un total de 620 kilos de esta sustancia estupefaciente. Además, se localizó un inhibidor de frecuencia y teléfonos móviles. El detenido ha sido puesto a disposición de la Autoridad Judicial.