Guardia Civil

La Guardia Civil rescata a un migrante escondido en el hueco de la rueda de repuesto de un coche

La Guardia Civil ha rescatado en el puerto de Melilla a un inmigrante que trataba de llegar de forma clandestina a Europa en el buque que conecta nuestra ciudad con Málaga escondido en el hueco de la rueda de repuesto de un coche, totalmente encogido y “encajado”, situación que podría haber tenido un “fatal desenlace” de no haber sido localizado antes del embarque.
En una nota de prensa, la Comandancia de la Guardia Civil de Melilla ha informado de que los hechos ocurrieron en la noche del 10 de septiembre, en el control del preembarque que lleva a cabo el instituto armado en el puerto de Melilla, que estos días registra una mayor actividad por el desarrollo de la Operación Paso del Estrecho 2019 (OPE).
Sobre las 23:45 horas, la Guardia Civil identificó al conductor de un Renault Megane de color negro y matrícula nacional, un varón marroquí de 34 años con residencia legal en España, al que acompañaban otras dos personas en el vehículo.
El registro del maletero levantó sospechas de los agentes por lo reducido de su espacio y la gran cantidad de enseres personales que portaban, entre ellos diversos sacos de harina y equipajes de considerable tamaño, bajo los cuales fue localizado un varón mayor de edad, que iba en el interior del hueco de la rueda de repuesto.
Este hombre, que tenía parentesco con el conductor del coche, se encontraba en posición fetal y totalmente inmóvil por lo reducido del espacio, por lo que la ayuda de los agentes fue “determinante” para sacarlo del habitáculo, ya que no podía salir por sus propios medios al encontrarse totalmente “encogido” y “encajado”.

“Serio riesgo”
El inmigrante auxiliado, que es un joven varón de 26 años, indocumentado, de origen magrebí, presentaba síntomas de entumecimiento y dolores articulares, aunque recobró su estado normal de salud tras la atención dispensada sin precisar atención facultativa.
La Guardia Civil ha puesto de relieve el “serio riesgo” que suponía para la integridad física de este inmigrante las condiciones en las que pretendía llegar a Europa, debido a la falta de aire, el reducido espacio en que lo habían introducido y la falta de movilidad, a pesar de que la travesía del buque en horario nocturno ronda las ocho horas.
“En esta ocasión su localización ha sido venturosa y con la actuación realizada se ha evitado un serio riesgo para esta persona”, afirma la Guardia Civil, que considera que de esta forma se “ha evitado “presumiblemente un fatal desenlace”.
La Guardia Civil ha detenido al conductor del vehículo, que dijo tener parentesco con el inmigrante localizado, y pasará a disposición judicial como presunto autor de un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros.
Los otros dos acompañantes del detenido han sido citados en el juzgado en funciones de guardia en calidad de testigo.