Policía Nacional

La Policía Nacional investiga 700 perfiles de Twitter en la extorsión al entrenador del Málaga

La Policía Nacional trata de poner cerco a los presuntos extorsionadores de Víctor Sánchez de Amo, entrenador del Málaga ya destituido. Para ello, han detectado 700 perfiles de Twitter que hicieron retuit al video en el que el técnico mostraba sus genitales. El Grupo de Ciberdelincuencia está analizando uno por uno esos perfiles para trazar las vías de difusión del video y llegar a los supuestos chantajistas. A Víctor Sánchez le exigieron en un primer momento el pago de una cuantía de unos 20.000 euros en bitcoin para no hacer públicas las imágenes.

Hasta el momento, hay un investigado por la difusión del video. Se le arrestó en la localidad de Puente Genil (Córdoba) y será citado a declarar en el Juzgado de Instrucción 10 de Málaga en febrero por la difusión de estas imágenes de contenido sexual. La investigación va por dos partes. Por un lado, está la difusión de las imágenes y, por otro lado, está la forma con la que se obtuvo el video.

En esto existen dos denuncias. Primero una en Oviedo, donde el Málaga jugaba el día que recibió el mensaje pidiendo el pago a cambio de no difundir las imágenes en las que mostraba sus genitales. En este caso se apunta a un posible «hackeo» del terminal para obtener el video. En segundo lugar, está la denuncia ampliatoria en la Comisaría Provincial de Málaga tras la distribución del video de contenido sexual por las redes sociales.

Las dos causas son diferentes. En Oviedo, Víctor Sánchez denunció «acoso» y «extorsión» por parte de un perfil de Twitter. En el segundo de los casos denunció que los ciberdelincuentes habían cumplido sus amenazas. Ahora el juzgado de Málaga que lleva el caso pedirá que al de Oviedo en el que caiga la denuncia, hecha allí de forma circunstancial, que se inhiba para aglutinar toda la investigación de los hechos en una misma sede.

Destituido por el Málaga

Ante esto, Víctor Sánchez siempre se ha defendido como víctima de un delito de extorsión y contra su intimidad. Pese a ello, el Málaga lo ha destituido por los daños que ha causado el video a la imagen del club. Se escudan en que el video difundido y tomado, presuntamente, durante una concentración del equipo, al técnico se le veía con indumentaria oficial del Málaga Club de Fútbol.

El club aseguró en un comunicado que había tomado esta decisión «considerando los graves daños causados a la institución por los recientes eventos extra-deportivos» y «al objeto de minimizar su impacto en el equipo». A esos argumentos, el propio técnico, que ya no pertenece a la plantilla, afirmó en un comunicado que era «una captación no consentida de unas imágenes de ámbito privado» y que posteriormente «fueron difundidas ante la negativa a abonar una cantidad de dinero».