Internacional, Policía Nacional

Mafias chinas ganan 100 millones con la venta de marihuana al Reino Unido

las mafias chinas dedicadas al crimen organizado están diversificando sus «negocios». Buena prueba de ello es el millonario nicho de mercado que han encontrado en el cultivo, exportación y venta de marihuana incluso fuera de nuestras fronteras. En la Comunidad de Madrid son cada vez más numerosas las plantaciones de esta droga controladas por grupos asiáticos. «Cada vez se expanden más», insisten a ABC fuentes policiales de toda solvencia.

El Reino Unido se ha convertido para ellos en la gallina de los huevos de oro. Allí, el precio de la marihuana triplica al de España, con lo que la mayoría de las exportaciones las realizan al país anglosajón. Solo teniendo en cuenta las operaciones policiales realizadas en Madrid, se calcula que, al menos, estos clanes obtienen 100 millones de euros en la venta a los narcos británicos.

Los chinos comenzaron a introducirse en este tráfico alrededor de 2015. Desde entonces, la actividad policial está siendo incesante. Así lo avalan las cifras: en los dos últimos años, se han desmantelado 110 cultivos de «maría» en España, lo que equivale a 122.500 plantas y 35 millones de euros. En la Comunidad de Madrid, la Policía Nacional ha «reventado» unas 15 instalaciones «indoor», tanto en pisos, como en naves y chalés.

Las mafias chinas comenzaron a montarlas en la zona norte de nuestra región. Pero luego fueron diversificándose por prácticamente todo el territorio madrileño. «Producen grandes cantidades, no hablamos de pequeños cultivos. Obtienen la materia prima en las llamadas ‘grow shop’ [tiendas supuestamente legales pero que, en muchos casos, se dedican a pasar mercancía saltándose la legislación] o traen las semillas desde los Países Bajos», especifican los mandos policiales consultados.

El Reino Unido, además de ser más beneficioso por el precio al que se vende la droga, también lo es porque cuenta con un mercado de alrededor de 2,5 millones de consumidores, frente al cálculo de unos 600.000 que pueden existir en España. Probablemente, la marihuana sea, tras el hachís, la sustancia estupefaciente que más se toma. También está la cocaína.

La cifra de los 100 millones, como decimos, es aproximada. «Se corresponden a las organizaciones investigadas, que están siendo muchas, pero el montante global se puede multiplicar. Además, hay que tener en cuenta las operaciones llevadas a cabo por otras unidades y por la Guardia Civil», añade a este periódico otro de nuestros informantes.

Los narcotraficantes chinos «tienen una mentalidad muy empresarial, hacen su propio plan de negocios». Por ejemplo, las exportaciones las realizan en distintos alijos y utilizan como tapaderas empresas de pegamentos de marcas blancas. También esconden las sustancias en cazadoras o botes de pintura. En la capital, estos grupos se asientan en numerosos barrios, con especial presencia en Carabanchel y Usera. Se trata de células intermedias.

Cultivos a 60.000 euros

Hay otro «incentivo» para estos mercaderes de la «maría». El bajo coste que les supone el aparato logístico. Las investigaciones policiales revelan que una plantación cuesta unos 60.000 euros, calderilla si tenemos en cuenta los pingües réditos económicos que obtienen. Además, a diferencia de otros «agricultores» de esta sustancia, son mucho más sofisticados. Procuran al máximo no llamar la atención, pues es bien sabido que, en muchos casos, son los propios vecinos los que alertan a los agentes de que puede existir en laparcela de al lado un cultivo de esta índole por el olor tan fuerte que desprenden. Para evitarlo, los chinos ponen filtros de carbón de unos 50 centímetros de diámetro, y así evitan que el hedor impregne el exterior de la nave o chalé donde esté escondida la plantación.

ABC

Una de las muestras de la preponderancia que está alcanzado esta nueva metodología delictiva es una operación llevada a cabo por la Policía Nacional en febrero. Fueron arrestadas doce personas y los agentes se incautaron de 370 kilos de esta sustancia. La mafia, que trabajaba para el Reino Unido, escondía los cogollos en botes de pintura que compraban en grandes almacenes de bricolaje. Disponían de varias naves en la Comunidad de Madrid, con amplios sótanos y sin ventanales. Ya cultivada, la droga la llevaban a su cuartel general, una inmensa nave industrial en Alcorcón, donde se hallaron 10.128 plantas.

Ni que decir tiene que, además, toda la instalación eléctrica era mediante enganches ilegales, lo que suma el delito de fraude de fluidos de energía. Las cinco naves registradas estaban, además de Alcorcón, en Leganés y El Molar. Contaban, además, con cuatro domicilios en Madrid capital y uno en la localidad burgalesa de Saldaña. En el momento de las detenciones, los sospechosos intentaron escabullirse dejando la llave del gas abierta, para que toda la plantación saltara por los aires. Por suerte, no ocurrió.

Karaokes, «kai», timbas ilegales y prostitución

El lumpen chino se caracteriza, además de por su hermetismo (conseguir que una víctima denuncie es casi misión imposible), por su amplísimo catálogo de delitos.

Los karaokes son los puntos de reunión de los capos y sus secuaces, la mayoría ubicados en Parla y Leganés. Allí se cierran negocios, se ajustan cuentas (a cuchillada limpia) y se mueve también mucha droga; como el «kai xin guo» (que se traduce como «fruta feliz» o «estado alegre»), un psicotrópico de lo más peligroso, el «ice» o las metanfetaminas. Están a la orden del día la prostitución, las timbas ilegales (son verdaderos ludópatas, sobre todo del «mahjong» (una especie de dominó) y las extorsiones entre ellos.

Un alijo de 67 kilos de cocaína en piñas

La Policía Nacional ha incautado 67 kilos de cocaína en el interior de piñas huecas en Mercamadrid y ha detenido a siete personas, tres en Madrid y cuatro en Barcelona. La droga era transportada en el interior de las frutas, perfectamente vaciadas y rellenas con cilindros compactos.

Fuente: https://www.abc.es/espana/madrid/abci-mafias-chinas-ganan-100-millones-venta-marihuana-reino-unido-201808270003_noticia.html