Policía Nacional

Un camarero acusado de una violenta violación en el centro de Zamora aparece sin vida en su celda de la cárcel de Topas

J.T.J., el camarero de Zamora que desde octubre de 2018 cumplía prisión preventiva en la cárcel de Topas como presunto autor de varias agresiones sexuales en su ciudad, ha aparecido muerto a primera hora de la mañana en su celda del centro penitenciario de Topas. El recluso, pendiente aún de sentencia, se encontraba haciendo la cuarentena en el módulo de Ingresos del penal salmantino tras haber salido para la práctica de diligencias.

Según ha podido saber LA GACETA, personal de la prisión le encontró muerto a primera hora de la mañana. J.T.J., de 34 años, se encontraba en una celda individual en la que ha aparecido ahorcado. A falta de la confirmación de la autopsia, todos los indicios apuntan a un suicidio.

El recluso ingresó en el centro penitenciario a mediados de octubre de 2018, tras ser detenido como supuesto autor de una violación en un portal de la céntrica calle Zamora. Posteriormente se le atribuyeron otras agresiones sexuales en grado de tentativa.

De la misma manera, J.T.J. fue detenido por un delito de hurto al quedarse con el teléfono móvil de la víctima y por un delito de amenazas cometido contra una mujer de 49 años en noviembre de 2017. A esta segunda víctima la sujetó por el cuello y la amenazó con un arma simulada con la intención de que le acompañara por la fuerza en la avenida Príncipe de Asturias de Zamora, donde en octubre de 2018 intentó también llevar a un piso a la joven que sufrió la violación.

La siguió hasta el portal, la empujó contra la pared, le tapó la boca y la amenazó con un cuchillo

Según el relato policial, a mediados de octubre de 2018, hacia las diez de la noche en un portal de la zona centro de Zamora entró tras la víctima en un portal, la empujó contra la parece, le tapó la boca con la mano y la amenazó con un cuchillo, según informó la agencia Efe.

Luego, tras quitarle el móvil, la obligó a subir hasta el último piso donde, en el rellano, consumó presuntamente la agresión sexual.

Tras ello, la obligó a agarrarle por el brazo simulando ser su pareja y a caminar juntos por la calle con el cuchillo oculto bajo las ropas con el filo apoyado en el costado de la víctima. Así recorrieron unos 800 metros hasta que el agresor se paró en el portal y, al ir a sacar unas llaves para abrirlo, ella aprovechó para zafarse, echar a correr y pedir ayuda a unos viandantes.

Así recorrieron unos 800 metros hasta que el agresor se paró en un portal y, al ir a sacar unas llaves para abrirlo, ella aprovechó para zafarse, echar a correr y pedir ayuda a unos viandantes.

Al día siguiente fue detenido y durante su comparecencia en el Juzgado de Guardia, J.T.J. se acogió a su derecho a contestar a más preguntas que las de su defensa para negar los hechos, tras lo que el juez le envió directo a prisión.

El supuesto autor de la agresión sexual fue detenido el pasado martes por los hechos ocurridos la noche anterior en la zona centro de Zamora.

El arrestado ha llegado al Palacio de los Momos de Zamora, sede de los juzgados zamoranos, pasadas las nueve y veinte de la mañana tras permanecer en la comisaría de la Policía Nacional desde su detención el martes.

La Policía ha acumulado diversas pruebas contra el investigado, como estar en posesión del teléfono de la víctima, ser reconocido por varios testigos o haberse recogido en el lugar de la agresión una colilla que podría llevar su ADN.

Fuente: https://www.lagacetadesalamanca.es/sucesos/un-camarero-acusado-de-una-violenta-violacion-en-el-centro-de-zamora-aparece-sin-vida-en-su-celda-de-la-carcel-de-topas-CF3722260